Portada / Actividades / Ruth Eliana Zevallos: "Berta no ha muerto, Berta se ha hecho millones"

← Otras entradas

Ruth Eliana Zevallos: "Berta no ha muerto, Berta se ha hecho millones"

La estudiante del grado de Derecho de la URV, Ruth Eliana Zevallos, escribe sobre la última sentencia del caso de Berta Cáceres.

El delito de Berta Cáceres fue no quedarse indiferente ante la construcción de una represa hidroeléctrica en el río Gualcarque, organizada por la empresa Desarrollos Energéticos S.A., que es empleado como fuente de recursos y lugar sagrado para todas aquellas comunidades indígenas cercanas.

La familia de Berta lleva luchando porque se haga justicia desde el día de su asesinato, el 3 de marzo de 2016, en el que sicarios contratados por altos cargos de DESA, irrumpieron en su casa de madrugada y la asesinaron a tiros. Para ellos, su vida solo costaba 2.200 dólares y eso era nada, comparado con la cantidad que ganarían de llegar a concluirse el proyecto Agua Zarca.

A pesar de que una vez conocida la tragedia, DESA lamentara la muerte de Berta Cáceres y anunciara estar "completamente desvinculada" con esta, se encontraron conversaciones telefónicas y mensajes escritos en clave entre David Castillo, entonces presidente ejecutivo de la empresa, y el militar retirado Douglas Bustillo, donde discutían los planes, la logística y el pago para cometer el crimen y que fueron suficientemente incriminatorios para condenar a Bustillo y otros seis actores materiales, a entre 30 y 50 años de cárcel.

Sin embargo y como bien se sabe en estas situaciones, es difícil condenar a todos aquellos altos cargos que son los que mueven los hilos, pagando a otros para que se ensucien las manos por ellos y por lo tanto, no se vean involucrados. Sumándole a eso, la normalización de la corrupción en el sistema judicial latinoamericano y que, a pesar de ser esto de conocimiento popular, la gente se ha dignado a aceptarlo porque los antecedentes demuestran que es casi imposible cambiarlo.

Afortunadamente, este no fue el caso de Berta, ya que tanto su familia, las comunidades indígenas y sus seguidores alrededor del mundo, nunca desistieron y alzaron tanto la voz para que se condene a todos aquellos involucrados en el asesinato, incluyendo a David Castillo, quien consideran fue principal responsable de su muerte.

Gracias a la presión nacional e internacional, el 5 de julio de 2021 Castillo fue declarado co-autor intelectual del crimen por el Tribunal de Sentencia de Honduras. Si bien, la condena de David Castillo no es solo una buena noticia para la familia de Berta, sino también un medio para seguir la investigación y demostrar que hay más gente involucrada en su muerte, pudiendo haber sido Castillo solo una herramienta de un cargo más alto.